11 de setembre, 2008

de vegades, esmorzo sola en un sala

hi ha una taula gran, plena de cadires buides;
ara, tinc al davant un full en blanc
volia omplir-lo amb lletres per un company .
Es casa aviat,
l'he començat, però estic encallada.

Un soroll compassat em distreu
tic, tic, tic, tic,
hi ha un rellotge de paret !!!!
no me’n havia adonat
marca les 10:10 com quasi tots els rellotges aturats.

Per un moment, paro l’orella
i em recorda a un munt de rellotges,
d’aquells que tenien vida pròpia
semblava que el cor els bategava.

Els dos despertadors (gegants) de l’avi
quan sonaven, corrien per la tauleta de nit.
El rellotge del menjador, que sempre sonava en el pitjor moment,
els quarts, les mitges i les hores.
El rellotge de paret, amb dos cadenes i pèndol
no funcionava, però feia maco, de soroll, un martellet.
El rellotge de la comunió.
Un vell despertador abonyegat i sense vidre
va servir per aprendre les hores;
movia les busques amb els dits,
m’agradava donar-li corda.
Tots van ser desbancats per els automàtic i digitals.

L’últim el vaig comprar quan ja no duia rellotge.
Va ser en un viatge, regatejant, pel plaer del regateig.

Blau, com el mar, com el cel
“és” automàtic. Però me’l van vendre “malalt”.
Si el sacseges i l’apropes a l’orella,
sembla el bategar d’un cor cansat.

Que ràpid m’ha passat l’estona………
el temps vola
i de retruc, recordo aquella cançó
As time goes by

dolors
11 setembre 2008

a veces desayuno sola en una sala, hay una mesa grande llena de sillas vacias. Estoy ante un papel en blanco, queria llenarlo de letras para darselo a un compañero que se casa. Lo he empezado pero me he encallado. Me distrae un ruido acompasado, tic, tic, tic, pero si hay un reloj en la pared !!!!!, no me había fijado. Marca las 10:10 como casi todos los relojes parados. Escucho y por un momento un montón de relojes vienen a mi memoria, de los que tenian vida propia, que parecia que les latia el corazón. Los dos despertadores (gigantes) de l'avi, que cuando sonaban parecia que corrian por la mesita de noche. El reloj del comedor, siempre sonaba en el peor momento, los cuartos, las médias horas y las horas. El reloj de pared, con dos cadenas y un péndulo, no funcionaba, pero hacia bonito y un ruido de martillito. El reloj de la comunión. Un viejo despertador abollado y sin cristal, sirvió para aprender las horas, movia las saetas con los dedos, y me gustaba darle cuerda. Todos quedaron relevados por los automaticos y los digitales. El último lo compré cuando ya no usaba reloj. Fué en un viaje, regateando, por el placer del regateo. Azul, como el mar, como el cielo “es” automatico. Pero me lo vendieron “enfermo” , si lo sacudes y lo acercas al oido, parece el latir de un corazón cansado. Que rápido ha pasado el rato.... el tiempo vuela, y de golpe, recuerdo esa canción: As time goes by

20 comentaris:

Lola ha dit...

Esto si que es pillar calentito. Lo habrás acabo de publicar. jajaja
Mira, me has traído recuerdos, unos cuantos relojes, desde que era pequeña. Cuantos años atrás me has hecho dar en un segundo. Uff, vaya si me acuerdo también, ahora si que ha funcionado a la perfección la memoria fotográfica.
Sonrío al leer ese despertador que cuentas corría por la mesilla, el que recuerdo de mis padres, que grande y que ruido hacia, vibraría hasta la casa del vecino. jaja
Tengo un reloj de pared, que es un tesoro, pero por sentimiento, de un bisabuelo, y fíjate por donde, lo tengo en el comedor de mi casa.
Y cuanto amor le tengo
Una entrada que me ha llegado al alma, como siempre tus entradas son especiales, tienes una capacidad enorme para hacer llegar ternura.
Una abraçada. Fins pronte!!

mas de mi que de... lirio ha dit...

Hoy me has hecho sonreír, me llevaste de regreso a un tiempo que había perdido. Mi padre, ante mi negación instintiva a hacer caso omiso al despertador me regalo uno enorme y rojo pero eso no fue todo, el paquete era enorme jajaja en el venia una olla llena de monedas y el despertador adentro… que buen recuerdo.
Gracias.

Striper ha dit...

El temps passa sense piedat i a vegades si que vola i molt rapid.

Rita ha dit...

A mi també m'has tornat als rellotges de la meva vida. El de la mare, petitet, daurat, el dels avis, de paret, el de la comunió, petitet i amb corretja blanca...
Gràcies! :-)

Cesc ha dit...

A mi el que m'agrada de llegir-te, és aquseta realitat i sinceritat mentre expliques coses entremig, comque te'l van vendre malalt i que regatejaves...

Wambas ha dit...

Molt maca aquesta poesia, es fa agradable al llegir-la. És veritat que els rellotges d'abans eren obres d'art, amb un valor molt important pels seus amos. Ara els rellotges són com aquells que portàvem els nens d'abans, gairebé de mentira. Jo fins i tot no en porto durant temporades si ho puc evitar, per allò de no ser esclau del temps, malgrat que no m'ensurto.
Un petò

peponita y venus ha dit...

Me encantan los relojes, de hecho tengo un de campana al que hay que darle cuerda, pero nunca me he despertado con la campana porque sé que me asustaré y también me gusta su tic-tac seco. Por cierto, he puesto un reloj en mi blog y con sonido. Un beso

Assumpta ha dit...

Mira, t'asseguro que amb aquest escrit teu m'has fet viatgar en el temps... i és que molts dels meus records d'infantesa estan lligats als sons de rellotges :-)

El rellotge de casa els pares (sempre l'hi havia vist, igual ja era dels avis) que també tocava tots els quarts (cada quart era un conjunt de quatre notes) quan tocaven les dotze del migdia o de la nit eren setze campanes dels quatre quarts més les dotze de les hores!! :-)

El de la casa de fora, que era la casa dels avis, dels avis, dels avis... (que ara no s'ho pot anar perquè està en molt males condicions i no hi ha calers per arreglar-la... quina llàstima!) aquell tocava una campanada a les mitges hores i després les hores... però tenia un tic tac tan personal, tan especial...

A les nits d'estiu aquell tic tac es sentia per tota la casa però a mi em feia companyia...

I els rellotges de l'església d'aquest mateix poble... ai... m'hagafa enyorança i tot en pensar-hi!

Un gran escrit, horabaixa, com sempre :-)

nadaq ha dit...

...hermosa canción.

...es curioso...a mí también me han venido algunos relojes a la cabeza. El primero me despertaba... las ganas de llorar!...sus campanadas me estremecían ...era muy pequeñita.

Después, las campanadas del reloj del cabildo de tenerife ...

Y unos muy especiales. Están en un lugar mágico que posiblemente conozcas. Se llama Set Cases (Girona). Aquel día me dijeron que me fijara en los relojes...todos estaban parados (posiblemente marcaban las diez y diez). La gente se saludaban unos a otros, no tenían prisas, se detenían simplemente para hablar.

...si, los relojes de Set Cases estaban parados.

Gracias por hacerme ver que con un escrito cálido puedan venir tantos momentos inolvidables.

Creo que tienes un don.
El Don de Hacernos Evocar.

Un abrazo.

...no sé si le llenaste el papel en blanco a tu compañero pero sea como sea valió la pena que te fijaras en el reloj :)

Maschera ha dit...

1 minuto:
De nunca me gustan los relojes, por ello tengo una cajita llena de ellos, guardados, mientras las pilas se consumen...
No me gustaa seguir los pasos del tiempo a su ritmo..., no me gusta ver como se destruye...
Ante el tiempo, mi ignoracia se hace presente.
Estupendo post, la realidad abierta ante nuestros ojos.
un beso enorme

microvilli ha dit...

Hola horabaixa!

A mi también me has hecho recordar, en este caso se trata de un reloj muy pequeño,ovalado y que todo aquel que tenga o haya tenido un "ford ka" seguro conoce. Me ha venido a la mente esa época de universidad, cuando mi compañera conducía uno de esos coches...nos pasábamos horas en el asiento de atrás escuchando música,contando historias y otras muchas cosas que no vienen a cuento. Lo cierto es que odiaba aquel reloj,siempre mirándonos, acercando la hora bruja, la hora en que debíamos marchar( como si de cenicienta se tratara)...y así se hacían las 00:00 y sonaba la sintonía de "cuando los elefantes sueñan con la música" de radio3...y otro día terminaba!!!
Un beso grande y, gracias por hacerme recordar qué cosas!!!

aigua ha dit...

El so del rellotge,a mí, em porta mals records, perquè en situacions normals no el sento,si no l'escolto amb atenció, però en situacions en les que no puc dormir o hi ha un silenci inusual a casa és quan el sento i normalment quan l'escolto més estona és quan he tingut problemes o he estat engoixada per alguna cosa, per això em fa posar nerviosa aquest so.... :)
Però si que és veritat que a cada casa hi ha un relotge amb la seva historia :)Cuida el teu marcador de temps blau horabaixa
petons

belona ha dit...

Venga, te dejo¡¡ que acabes de rellenar esa hoja en blanco para dársela a tu amigo, no te entretengo.

AmetS ha dit...

Jo , a mi me has hecho acordarme de mi niñez nena, cuando dormia en aquella casa del pueblo donde todas las maderas rugian y el desvan era uno de mis mayores miedos,sonaba el reloj del ayuntamiento al compas de las campanas de la iglesia.Los gallos acompañaban y una ligera luz entraba en aquella alcoba,señor,cuanto tiempo hace de eso!
Creo que el tiempo nos marca y juega con nosotros continuamente pero gracias a el estamos disfrutando de estos pequeños momentos que unidos forman una vida nacida de la nada y acabada en un todo.
Besazos :)

JuanMa ha dit...

Nostalgia del tiempo que pasa...

Besos con tiempo y sin prisa.

Aldabra ha dit...

a veces resulta muy agradabla divagar... dejar volar la imaginación, los recuerdos, la vista...

suelo desayunar en el trabajo con un compañero al que aprecio mucho, nos contamos nuestras cuitas, nuestros anhelos... es entrañable.

bicos,

M.TeReSa ha dit...

Ostres Dolors quins records m’has fet venir al cap !!!! jo de joveneta he vist sonar un munt de rellotges i he vist un munt de formats i colors, el meu pare es rellotger de professió i recordo que a casa sonaven tots a la vegada, els tenia un cop reparats a proba per veure si funcionaven i clar tenien de sonar en algun moment del dia, també recordo un rellotge de cuco que tenia unes peses que es tenien de pujar cada dia i a mi m’agradava molt fer-ho, a casa hi havia rellotges per tot arreu. aisss quins temps aquells, Tempus Fugite!!!!!.
Petonssss, esmorzem dema??? Tinc notis fresques, jijijiji

Enmascarado ha dit...

Mágico escrito...como dijo el poeta el Tic Tac de los relojes parece un ratón que roe el tiempo, y este post ha ido horadando en nuestra memoria hasta hacernos ver, oir esos relojes que nos marcaron tanto..
El primer reloj, al recordarlo mis dedos aún se estremecen por la ardua tarea de darle cuerda a diario...y ese reloj que decían que sus arenas habían sido depositadas desde un misterioso desierto y que si se rompía mil desgracias pasarían...

Hay personas que tienen el poder de detener el tiempo...sin duda tú conoces el secreto, pues al leer tus post nos transportas a espacios atemporales, donde la unica médida es el placer de compartir vivencias, sueños

Besos

Praxis ha dit...

Ja ho pots ben dir, el temps vola i no el podem aturar com ho fem amb els rellotges o despertadors. Tanmateix ho poguéssim fer... encara que de vegades voldríem que s'acceleres... aissss quina ilu si poguéssim controlar-lo.

Molts petons!!!

Maria Jesús ha dit...

M'encanta llegir-te, bonica. Sé que les lletres et quedaran precioses i et surtirà un missatge ple d'il.lusió i de bons desitjos. La cançó, és una meravella. Cada cop que la senti, pensaré en tu